jueves, 24 de septiembre de 2009

El programa de TV que reunió a los candidatos


Desde anoche y durante toda esta mañana de jueves, los diarios, los canales, los comentaristas radiales y los portales de internet, han hecho sesudos análisis, explicado y hasta desarmado por etiquetas (cuantas veces se dijeron las palabras) el programa de TV donde estuvieron los 4 candidatos que aspiran a llegar a La Moneda en marzo de 2010.

Sin embargo -y partiendo de la base que no fue un debate, sino a lo más un foro presidencial- lo que muchos chilenos vimos anoche estuvo lejos de poner las cosas en su lugar.
Primero, porque los candidatos se dedicaron a instalar sus mensajes y obviaron las preguntas que dieron origen a sus respuestas.
Segundo, porque el formato impidió una real confrontación de ideas, propuestas o hasta de saber en qué piensan distinto: no nos sirve escuchar que le "pondremos candado a la puerta giratoria" o que "queremos más estado y menos mercado", sin que se sepa cuándo, por qué y cómo lo van a hacer.
Tercero, porque los 3 candidatos con probabilidades se vieron tan empaquetados y ejecutando al pie de la letra la estrategia planeada, que no le hablaron al chileno común y corriente, a ese de pie y de Transantiago, para ganarse sus corazones o su racionalidad a la hora de votar.

En definitiva, mi resumen es éste:
1.- ME-O: Empaquetado. No puede ser que el máximo logro que rescaten sus partidarios es que mejoró su dicción. Hay que reconocer, eso sí, que presentó propuestas concretas y la forma en que piensa financiarlas: con una reforma tributaria que aumente la carga a las mineras, a los cigarrillos y los alcoholes. ¡Bien por eso.! Fue inútil su esfuerzo de hacer que Piñera o Frei respondieran a sus dardos y creo que desaprovechó su oportunidad de transformarse en el "niño terrible" y símbolo del cambio y recambio generacional.

2.- Piñera: a pesar de los coachings y el trabajo que ha hecho en el último tiempo, anoche no transmitió cercanía. Estuvo tieso, su rostro duro y su sonrisa no apareció. Las frases maqueteadas no llegan al corazón de la señora Juanita. Eso debieran saberlo quienes trabajan con él en estos temas. Estuvo bien respondiendo a Frei cuando éste mencionó la multa de la SVS, porque transmitió firmeza y convicción.

3.- Frei: Ya no es un misterio. Nadie puede criticar su nula habilidad comunicacional. Sin embargo, anoche Frei fue más de lo mismo.: frases en el aire, repitiendo mensajes o desoyendo a ME-O cuando éste le preguntó por sus gastos de campaña o financiamiento del programa de Gobierno. Mal, eso sí, al mencionar erróneamente (supongo que intencionalmente) el tema de Piñera y la compra de acciones de LAN. La multa no fue por uso de información privilegiada, sino que por abstenerse de comprar acciones. Una sanción que nunca antes la SVS había aplicado.

4.- Arrate: como no tiene nada que perder, se le vio espontáneo, relajado y siendo él mismo. Es el único de los 4 que mostró el sentido del humor y algún grado de conexión. Aunque las cosas que planteó son sensatas y de toda lógica y verdad -¿o alguien no concuerda en que las isapres, los bancos y las AFP's abusan de los consumidores?- por alguna extraña razón sus postulados no encantan a un electorado que mira más hacia el futuro que hacia 1973. De todas formas, Arrate estuvo NOTABLE. Lástima que el hecho de haber ganado el foro no redundará en un mayor apoyo electoral. ¿O sí?
Según entiendo, a partir de las 11 horas del lunes 5 habrá un debate virtual que organiza Terra y Cooperativa. Esperamos que los candidatos sí debatan, sí se interpelen entre ellos, sí se incomoden con las preguntas, sí respondan a ellas, y sí ganen el corazón del electorado.

3 comentarios:

Ric dijo...

Hola Mauricio,

De acuerdo a lo que ha salido publicado luego del debate televisivo, existen opiniones consensuadas respecto de la performance de los candidatos y que escapan, incluso, a la adherencia de los partidos y sus representantes. Existen elogios y críticas cruzadas, lo que habla, más allá de un favoritismo a ultranza, de una mirada amplia, en donde cada sector se nutre (o se limpia) del desempeño de su adversario.

Respecto de tu análisis por candidato:

1.- ME-O: Concuerdo en que es impresentable que uno de los máximos aciertos que rescate el sector independiente sea la mejor dicción con la que ME-O articuló su discurso. Sobre todo porque sus partidarios se quejan del “ninguneo” político que se hace de él (bastó ver a Trivelli ayer en la edición especial de "Medianoche", de TVN) y no se dan cuenta que destacar una mejor locución le hace un flaco favor a la lucha por demostrar que es un candidato con posibilidades de sorprender en diciembre. Creo que más que inútil que hacer que Frei y Piñera respondieran a sus interpelaciones, el error fue de los otros candidatos, al no hacerlo de frente. Desde mi perspectiva, fue más cercano y le habló a los chilenos representados en las preguntas del público.

2.- Piñera: Concuerdo en que los coaching no sirvieron. Y no tan sólo en aspectos de énfasis de la voz, articulación de las ideas o postura física (es imposible lograr que borre ese movimiento de cuello y hombro cuando termina de hablar de algún tema, que grafica una incomodidad tremenda), sino que en su programa de gobierno. De acuerdo a mi visión, sigue entrampado en los discursos macro ("candado a la puerta giratoria de la justicia", "un millón de nuevos empleos", "que las personas vivan en paz en sus barrios", etc.), pero no los aterriza, no los hace tangibles ante los ojos de los electores. Hay una alta coincidencia en que fue Piñera quien salió más perjudicado en este debate.

3.- Frei: Las alocuciones del ex presidente están construidas sobre la base de un tono bastante cercano a la soberbia. Eso se nota y no convence. Como comenté en el primer punto, creo que no responder las preguntas de ME-O le jugó en contra. Y respecto del emplazamiento sobre el informe de “Transparencia Internacional”, creo que el error fue colgarse de lo publicado por los autores del texto, ya que el caso en el que participó Piñera aparece bajo el título “El uso de información privilegiada llega a las empresas Chilenas” (http://www.cooperativa.cl/prontus_nots/site/artic/20090923/asocfile/20090923191535/ipc2009_9.pdf, página 193), y eso era una bomba que claramente era utilizable en una instancia como el debate.

4.- Arrate: Para muchos, el gran ganador de la noche. Destacan su convicción, su discurso claro, directo y fiel al sector político que representa. Creo que el no tener “nada que perder” es culpa de los medios, que no han dejado espacio para que exponga sus ideas, sino que le da como bombo en fiesta a los otros tres candidatos. Justamente por eso fue la sorpresa del debate.

Espero con mucho entusiasmo el próximo encuentro. Será interesante establecer comparaciones entre éste y los debates venideros.

Saludos!

Ricardo Higuera Mellado

Mauricio Campusano dijo...

Muy buenos aportes al análisis, Ricardo. El lunes hay un ¿debate? virtual organizado por Terra y Cooperativa. A ver si nos sorprenden.

terreno de pelota dijo...

Mauro, me gustó tu análisis bien argumentado y claro.
Coincido en todos tus análisis, y en que no hubo "debate", sino simple exposición.

No me gustó la injerencia del público porque se convirtió en protagonista, ni algunas preguntas tendenciosas de Guillier apuntando hacia la lucha de clases.

Coincido en que Arrate mostró soltura pq no tiene nada que perder, pero con muy pobre contenido pq todo lo respondía con las palabras mágicas de los comunistas: desigualdad, injusticia, abuso. Como bien dices, un discurso de 1973.
un abrazo, Uziel