miércoles, 30 de julio de 2008

El quinto elemento


A no ser por las frenéticas gestiones que se desplegaron para revertir su mediática decisión, la figura de Sergio Melnick en Tolerancia Cero parece haber pasado al olvido en Chilevisión.
Hecho el duelo de su partida, en el canal de Sebastián Piñera llevan dos semanas de discusiones y de análisis para dar con el candidato que reemplazará al ex minitro de Pinochet.
Las gestiones han sido encabezadas por el director ejecutivo Jaime de Aguirre, la plana ejecutiva del canal y hasta por los propios panelistas del programa, quienes en los últimos días han lanzado sobre la mesa los nombres de una decena de personas que podrían cumplir con el papel.
Con un staff de panelistas cuyas sensibilidades se acercan más a la Concertación, el requisito esencial es que la persona elegida sea afín a la oposición. También, por cierto, que sea asertivo, preparado intelectualmente, dispuesto a "morder" y que no deje pasar los errores de la Concertación (sobre todo en época electoral)
En esa búsqueda, se comenta que en los últimos días al menos dos personas han rechazado la oferta: el director del Instituto Libertad y Desarrollo, Cristián Larroulet; y el columnista del diario La Tercera y revista Capital, Héctor Soto.
A diferencia de ellos dos, hay otras tres personas que si bien no se lo han ofrecido formalmente, saben que sus nombres han estado sobre la mesa como posibles panelistas y han hecho saber su disposición.
Se trata del cientista político José Miguel Izquierdo (actual panelista de Estado Nacional y colaborador del Instituto Libertad de RN); Juan Carlos Eichholz (Director del Centro de Liderazgo Estratégico de la Universidad Adolfo Ibáñez y miembro de Independientes en Red); y Harald Beyer (economista del CEP) , cuyas características, además de cumplir co creces el perfil que se busca, es que han estrechado vínculos con el abanderado presidencial de RN, Sebastián Piñera, dueño de Chilevisión.

1 comentario:

Laylovski dijo...

No tendría por qué existir un quinto elemento en Tolerancia Cero. Mejor dicho, no vendría mal uno, pero no es indispensable. Encuentro que la cifra de cuatro personas, debatiendo una vez a la semana sobre el acontecer nacional (y en menor cantidad el internacional), es una cifra prudente, y debería quedar así. Lo mejor que podría hacer Chilevisión, es sacar de pantalla (o al menos de Tolerancia Cero), a Matías Del Río, que más allá de evidenciar domingo tras domingo, un indiscutible desfase cultural y analítico en comparación con sus colegas de la mesa, no es ningún aporte dentro de la televisión, sin importar el programa donde participe. Él mismo se considera una persona que sabe muy poco, y lo poco que sabe se lo debe a sus padres, quienes le entregaron todos los conocimientos que él se negó a aprender en su vida, por medio de la enseñanza tradicional (tal vez). Lo más irónico de todo esto, es que Del Río, anima o coanima programas de carácter político, pero él muy poco sabe de política. Ni él tiene una idea muy clara sobre lo que realmente lo representa. ¿Se puede ser de derecha y de izquierda al mismo tiempo? (¿Nunca quedas mal con nadie?) Una ironía más de la vida...
No sería una mala jugada cambiar a Soto por Del Río, ya que este último le resta seriedad y calidad al programa. Es como si después de tanto tiempo, Del Río viniese a generar un desprestigio implícito que los otros panelistas reivindican como pueden.
Si bien todo en la vida tiene algo positivo (incluyendo a las personas), no le encuentro nada de aquello a Del Río, un integrante más del grupito de los doble estándar políticos y sociales que andan rondando por ahí, que son, en resumen, socialistas del cuello para afuera, que andan contándole a todo el mundo las obras sociales que realizan, para que así todos tengamos en cuenta que son buenas personas, y que encuentran que "es de roto" ser dueño de tanta tecnología actual, porque eso es andar mostrando una imagen que no es y que no sirve para nada... Pero es cuestión de mirarle el Blackberry a Del Río para desilusionarse...

Perdón que me haya explayado tanto, pero muy pocas veces se puede opinar sobre Tolerancia Cero, que gracias al personajillo en cuestión, están generando cada vez menos adeptos y televidentes.

Grande Campusano! El mundo UDP espera verte pronto!

Layla